MOLINO VENEZIOLA

De los dos modelos de molino salineros existentes en las explotaciones salineras del Mar Menor, el de Veneziola es un claro ejemplo del empleado para extraer el agua del mar y elevar hasta las balsas de evaporación.

Otro uso al que estaban destinados los molinos del Mar Menor, era el triturado de los terrones de sal extraídos de las salinas.

Estos tipos de molinos salineros son menos abundantes que los molinos de cereal o agua, existentes en el campo de Cartagena y además se diferencia de estos en maquinaria y tamaño.

El molino de Veneziola, que aún muestra su chapitel y parte de su maquinaria, fue construido muy cerca del mar para facilitar el trasvase de agua, e impulsarla hasta las balsas de detección donde se dejaba evaporar para así obtener la sal.

El molino de las salinas suele tener un altura entre 8 y 12 metros. El diámetro de su planta circular es de entre 6 y 10 metros. A su parte superior o tejado se le llama chapitel y las aspas que nacían de él llegaban a medir de 10 a 14 metros y sobre ellas se ataban las velas que, cómo en las barcas de los pescadores de la zona, tenían forma  latina, dotándolos así de unas de sus características más llamativas.

Los dos tipos de molino salinero son ahora testigos de la importancia económica que tuvo la industria y el comercio de la sal en la comarca.

SITIOS DE INTERÉS