GOLAS DE LA ENCAÑIZADA

La Encañizada es un humedal situado entre el extremo Sur del Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar y el paraje de Veneziola, al Norte de La Manga. Es uno de los espacios naturales que todavía conservan gran parte de sus valores y formas originales.

En el límite con el Mediterráneo sobresalen una serie de escollos o pequeñas barreras, Al otro lado, junto al Mar Menor, dos pequeños islotes, El Ventorrillo y La Encañizada, en esta última existió desde el XVI una torre defensiva que fue derribada en 1938.  Estos islotes son surcados por dos golas o canales de comunicación, la Gola de la Torre y la del Ventorrillo, las únicas naturales que se conservan, de las cinco que existen en La Manga.

En estas dos golas, para aprovechar el movimiento migratorio de algunos peces como el mújol, la dorada, el magre, o la chapa, se instalan desde época árabe, unos sistemas de pesca elaborados con cañizos y redes, llamados encañizadas, que han dado nombre al paraje. Suelen situarse sobre aguas de poco calado y barras movedizas. Estas dos encañizadas pertenecieron al Estado, que las arrendaba en subasta pública. Hoy día sigue en explotación la encañizada de la Gola de la Torre.

El entorno de la encañizada es zona de paso, descanso y nidificación de multitud de aves acuáticas como flamencos, garzas y avocetas.

SITIOS DE INTERÉS